Así son las escopetas de combate modernas

¡Comparte la noticia!

La versatilidad de un arma que se adapta a muy variados usos ha derivado en la producción de modelos especiales para el combate.

La escopeta pasó a ser parte del equipamiento estándar de diversas fuerzas especiales.

En uno de los últimos reportajes que dio Wyatt Earp (marshall del Oeste de los Estados Unidos) antes de fallecer en 1929, le comentó al periodista que si no hubiese sido por las escopetas calibre 10 que llevaban él y sus hermanos, probablemente no habrían sobrevivido al famoso tiroteo de OK Corral. Los duelos a revólver tan popularizados por Hollywood no eran frecuentes y los representantes de la ley supieron sacar ventaja del poder de fuego que representaba una escopeta en sus manos, en lugar de un Colt SSA en la funda. La tradición continuó en el país del norte, ya que siempre se mantuvo el uso de escopetas por parte de sus policías y agencias gubernamentales.

Las fuerzas armadas también supieron aprovechar los disparos de múltiples proyectiles en los combates cuerpo a cuerpo y muy pronto adoptaron la Winchester modelo 1897 –conocida como Winchester Trench–, que fue profusamente utilizada durante la Primera Guerra Mundial. La Ithaca M-37 fue la elegida para Vietnam y la primera escopeta que equipó a nuestra Policía Federal.

Hoy la tendencia en escopetas policiales/militares se inclina a buscar mayor capacidad de cartuchos o facilidad de recarga. Paralelamente, comenzaron a aparecer las armas con cargadores de quita y pon, muchas de ellas semiautomáticas en lugar de las de acción manual.


La versatilidad de este tipo de arma de ánima lisa, ya sea la vieja yuxtapuesta de los sheriffs del Viejo Oeste o de las modernas semiautomáticas de las actuales fuerzas de la ley, está basada en la variedad de cartuchos con múltiples y disímiles fines que se han ido creando.

No obstante, la escopeta de combate requiere de cierta configuración y equipamiento que la haga más útil a los fines que se la va a destinar.

La capacidad de carga es una característica importante, sumada a la facilidad de recarga. Los cargadores tubulares debajo del cañón hacen que la reposición de cartuchos sea lenta, por lo que actualmente muchos se inclinan por modelos con cargadores de quita y pon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *