Gran entusiasmo en Carlos Paz por una temporada exitosa

¡Comparte la noticia!


Carlos Paz es el patio de atrás de los cordobeses. Las sierras están cerca de la ciudad, e inclusive está en el medio de lugares turísticos como Alta Gracia, Cosquín, La Falda. Entonces recibe mucha gente -comenta entusiasmado el remisero durante el trayecto de media hora desde el aeropuerto internacional Pajas Blancas hacia Villa Carlos Paz-. Hay actividad nocturna, restaurantes, bares, boliches, teatros. Frente a la Muni y el lago se hacen los eventos gratuitos. Ahora cambiaron el horario, se van hacer más temprano, porque a las 8 empiezan los teatros y les tiraron la bronca.

Entre los shows gratuitos por venir se destaca, en febrero, sin fecha definida aun, la presentación del ídolo del cuarteto local, Ulises Bueno, hermano del célebre Rodrigo. Otro evento convocante será la tradicional entrega de los premios Carlos 2020 a la actividad teatral, el 3 de febrero, en los Jardines Municipales, y el Campeonato Sudamericano de Windsurf en el lago San Roque, del viernes 21 al martes 25 de febrero.

Todo el mundo por acá coincide que la temporada arrancó muy bien respecto del año pasado. El entusiasmo se extiende a los comerciantes, empresarios teatrales y funcionarios. Se palpita, sobre todo, en la transitadísima calle General Paz, que por las noches se vuelve peatonal y está repleta de gente que viene y va. También están concurridos los restaurantes y bares de alrededor, locales de artesanías y regalos, y venta de alfajores.

A sala llena

«La temporada viene mucho mejor que el año pasado, tanto en hotelería como en gastronomía y comercios. Promediando enero, hay un 75 por ciento de ocupación, que es muy bueno», dice a La Nación el secretario de Turismo local, Sebastián Boldrini. «En los teatros se vendieron más entradas que el año pasado, entre los empresarios de primera línea hay mucho optimismo. Los precios promedio bajaron, están unos 600 pesos».

Es que Carlos Paz se volvió una importante plaza teatral de verano, sobre todo en los últimos diez años, cuando muchos de los teatros fueron reacondicionados. Esta temporada hay 65 obras en cartel, y los precios no superan los mil trescientos pesos. La oferta es amplia y diversa, aunque reina el humor y no faltan las revistas. Por ejemplo, se puede ver a un clásico como Los Midachi, que siempre se reciclan y ahora celebran sus 35 años; una comedia como La jaula de las locas, con Raúl Lavié, Nito Artaza, Cecilia Milone, y Nito Artaza; figuras como Flavio Mendoza, Georgina Barbarossa, Betiana Blum, Daniel Araoz y Nicolás Scarpino protagonizando Un estreno o un velorio; y otras como Rotos de amor, con Pepe Soriano, Hugo Arana, Víctor Laplace y Osvaldo Laport.

Crédito: Gentileza Christian Alonso

Según Esteban Avilés, flamante presidente de la Agencia Córdoba Turismo, que fue intendente hasta 2019 y el primero de todos los mandatarios locales en haber nacido en la ciudad, Carlos Paz lleva siete años liderando la plaza teatral a nivel sudamericano. «Ganarle a Mar del Plata era un imposible, y los superamos, no solo en obras sino en corte de entradas» asegura el nuevo responsable de liderar el ente mixto de turismo cordobés.

Una de las facilidades que brinda Villa Carlos Paz, así como el resto de las localidades cordobesas, es que son muy accesibles. Se puede llegar a la provincia en avión, en auto o en micro.

Córdoba es el segundo destino aeroportuario a nivel nacional. Desde y hacia Buenos Aires cuenta con 30 frecuencias diarias.

Si bien el verano es temporada de alta volatilidad en los precios, el promedio hasta fines de febrero (ida y vuelta) es de $4500 pesos. El ómnibus desde Buenos Aires demora once horas y cuesta desde $1900, semi cama, a $2600, ejecutivo.

Carlos Paz tiene 50 mil plazas hoteleras. El promedio de alojamiento en un hotel de tres estrellas va desde $2200 a $2500 la doble y $3100 a $3450 una cuádruple. Respecto a los de cuatro estrellas, el promedio es de $ 4800 para la doble a $6800 por una cuádruple. Los precios son en base doble con desayuno y todos tienen bonificaciones por cantidad de noches o descuento por pago en efectivo.

En cuanto a las cabañas van desde los 1450 en base doble a $ 2000 para cuatro personas. Y los departamentos cuestan a partir de $ 550 por un monoambiente y desde $ 500 por persona en los casos de uno, dos y tres ambientes. Si cuentan con asador, pileta, cochera, lavadero, se incrementan en un 30% o 35 % por persona. Las casas de dos dormitorios para 4 personas van desde $ 2400. De tres o más dormitorios para 6 o más personas, desde $ 3300.

En cuanto a los gastos diarios, considerando una cena promedio con vino, una persona puede gastar alrededor de $500.

Crédito: Municipalidad de Villa Carlos Paz

Si se toma en cuenta una pareja y dos hijos, que podrían comer un menú infantil por $200 cada uno, para una cena en un restaurante, una familia necesita $1300. Algunos precios de referencia: café, desde $70; desayuno, desde $130; una gaseosa chica, $ 80; parrillada para dos, des $600 a $800; un lomo completo, desde $350, pancho, desde $75, menú turista, desde $320; las pizzas, desde $350; y un helado, desde $70. Valores más lógicos que el precio de la picada disparatada que se viralizó durante la semana en el bar El Árabe.

A orillas del San Antonio

Villa Carlos Paz creció exponencialmente, sobre todo en los últimos diez años, cuando gran cantidad de gente migró hasta acá, duplicando su población. Así, pasó de 50 mil a 100 mil habitantes en una década. Y durante la temporada se estiman una 400 mil vacacionando al mismo tiempo, que completan alrededor de un millón de personas en toda la temporada. La cantidad de jornadas por estadía también creció respecto del año pasado: ahora los cálculos oficiales estiman que los visitantes pasan un promedio de seis a siete noches, contra cinco de temporadas anteriores.

Cuesta Blanca, sobre el río San Antonio, a media hora de Carlos Paz
Cuesta Blanca, sobre el río San Antonio, a media hora de Carlos Paz Crédito: Gobierno de la Provincia de Cordoba

Además, hay que sumarle los 30 mil habitantes que aportan las comunas de San Antonio de Arredondo, Icho Cruz, Mayu Sumaj -el parador con más agite, ideal para los más jóvenes-, y Cuesta Blanca.

El Vasco, como todos lo conocen por acá, es guía de turismo, y uno de esos tantos migrantes. «No tengo nombre ni apellido, lo perdí. No soy cordobés, hace veinte años me vine de Pehuajó para acá, con Manuelita. Ella se fue y me quedé colgado en las sierras», bromea el hombre durante una de las tantas excursiones que se pueden hacer por los alrededores de la Villa y más allá también, como la visita a la Cascada Escondida.

El Vasco recomienda las playas de estos balnearios que están en las comunas, saliendo de la ciudad. «El rio San Antonio es uno de los principales afluente del Dique San Roque, y es donde se encuentran todos los balnearios: Icho Cruz y Cuesta Blanca son los mas recomendados. Carlos Paz está a 640 metros de altura, y a medida que uno se aleja va subiendo y el río está mas fresco».

En Cuesta Blanca se puede almorzar en el parador Puentes Amarillos, un Resto rock bar donde sirven generosos sándwiches de milanesa (la Pappo Napolitana cuesta $450); hamburguesas (la Frank Zappa, completa, $450); y lomos (el Lomito Rabioso, o completo, cuesta $480) aunque el servicio se demora un poco más de la cuenta.

Para refrescarse, siempre hay un río o arroyo cerca
Para refrescarse, siempre hay un río o arroyo cerca Crédito: Municipalidad de Villa Carlos Paz

Hay también por acá un kiosko y un barcito, otro restaurant, un hotel, y no mucho más. Suficiente para pasar una tarde en paz. El balneario tiene un guardavidas apostado en una roca alta, que observa atentamente a los pibes que se lanzan de clavado desde la Piedra del Indio, una roca que se eleva a más de cinco metros sobre el agua. Si uno camina unos metros más río arriba, se topará con un camping, y más lejos aún, la recomendada Playa de los Hippies, aunque para llegar hasta allá es necesario andar una hora más.

Ruben de la Mata, alias Cuca, tiene un puesto sobre la ruta provincial 34, o el Camino de las Altas Cumbres, que atraviesa la Pampa de Achala. El hombre no está entusiasmado, está entusiasmadísimo. «Es extraordinaria la temporada que vamos a vivir. Te lo digo yo, que hace treinta años que estoy acá. Es lejos mucho mejor que el año pasado, y que el anteaño también. El 8 de diciembre ya se empezó a trabajar fuerte. Desde ese día que vine, no he parado». Cuca no revela cuanto vende a diario, pero dice que tiene unos precios bárbaros. A saber: salame grande y pan casero, $300; salame, queso y pan por $500 pesos el combo (queso de cabra o de vaca), y la bondiolita, $300. Aceite de oliva primer prensado, $220 pesos el litro. También tiene miel, imanes y otras chucherías. «Se va vender muy bien, acordate lo que te digo» dice y se despide, esperanzado y atento al próximo cliente.

Fuente: Guido Piotrkowski

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *